El precio del barril de petróleo Brent para entrega en marzo terminó este lunes 6 de enero en el mercado de futuros de Londres en 68,90 dólares, un 0,44% en alza, luego de haber superado durante las primeras horas de la sesión la barrera de los 70 dólares, impulsado por la crisis iraní.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 0,30 dólares respecto a la negociación del viernes, cuando cerró en 68,60 dólares.

La escalada de tensión en Oriente Medio desencadenada tras el ataque estadounidense que mató al general iraní Qasem Soleimaní llegó a impulsar al barril de Brent hasta los 70,74 dólares, su máximo valor desde el pasado septiembre, cuando registró otro repunte tras un ataque con drones contra refinerías saudíes.

El mercado teme ahora que una eventual respuesta iraní a la muerte de Soleimaní tenga como objetivo instalaciones petroleras en la región, lo que puede repercutir en los niveles de producción.

«La escalada de tensión en Oriente Medio es inesperada y nada bienvenida. Los inversores han entrado en modo defensivo: esperan lo mejor pero temen lo peor», afirmó Craig Erlam, analista de la firma Oanda.

«El mercado de la energía permanecerá probablemente al alza mientras Washington y Teherán mantengan el enfrentamiento», señaló por su parte David Madden, experto de CMC Markets.

Además de eventuales ataques contra infraestructuras petrolíferas, los analistas creen que la crisis puede dificultar el paso de cargueros por el estrecho de Ormuz, por donde se transporta una quinta parte de la oferta mundial de crudo.

Por su parte, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró con una subida del 0,3 % y se situó en 63,27 dólares el barril, presionado por la crisis entre Irán y Estados Unidos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros de WTI para entrega en febrero sumaron 22 centavos de dólar respecto a la sesión previa del lunes, cuando el alza fue de un considerable 3,1 %.

Los precios del petróleo llegaron a aumentar un 2 % en una jornada algo volátil, por los temores actuales de que Irán tome represalias contra los intereses estadounidenses.

Después de la muerte del jueves del comandante iraní Qasem Soleimani a manos de EE.UU., Irán prometió tomar represalias, lo que según los analistas de Wall Street determinaría la dirección del próximo movimiento del petróleo.

No obstante, algunos analistas creen que el petróleo está mostrando bastante estabilidad pese a la difícil situación geopolítica.

Irán elevó la inestabilidad al asegurar que la nación ya no respetaría las restricciones de enriquecimiento de uranio establecidas en el acuerdo nuclear de 2015, en una escalada de las tensiones.

Asimismo, Irak, el segundo mayor productor de petróleo de la OPEP y que bombea alrededor de 4,6 millones de barriles por día, aprobó una resolución en su Parlamento con la que pide la expulsión de las tropas de EE.UU., lo que plantea dudas en la lucha contra el Estado Islámico o ISIS.

Entre las posibles represalias de Irán, según los analistas, se barajan ataques a los flujos de petróleo de oleoductos o envíos a través del Estrecho de Ormuz o el Mar Rojo, a través de los cuales fluye más de una quinta parte del suministro mundial de petróleo.

En este contexto, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en febrero prácticamente no se movieron de los 1,75 dólares el galón, y los de gas natural, con vencimiento el mismo mes, también quedaron casi congelados en 2,13 dólares por cada mil pies cúbicos.

Fuente. agencia EFE/Banca y Negocios.