La economista y consultora junior de la firma Econométrica, Adriana Lira, manifestó que es imposible decir cuál es el monto exacto de la deuda externa venezolana; sin embargo las estimaciones la ubica entre 140.000 millones y 160.000 millones de dólares, “lo que son 20 veces las reservas internacionales que actualmente se posee e implica que estas deberían incrementarse en 1700% para cubrir la deuda que se tiene actualmente”.

Asimismo, explicó que el origen de la deuda externa, como en cualquier otro país, viene principalmente por deudas adquiridas por el estado. “En el caso de Venezuela tenemos dos principales fuentes que son PDVSA y la República. Desde el 2008 se ha visto como la deuda pública se ha incrementado considerablemente en principio por el Boom petrolero que estábamos experimentando; sin embargo, a partir del 2014 con todo y la caída de precios del petróleo el gasto público siguió incrementado”.

Del mismo modo, Ramón Escobar quien es profesor y abogado, indicó que la deuda está discriminada por 62 millardos, lo que se considera que es una deuda financiera, es decir, papeles y bonos, “y, la otra parte está dividida entre sentencias y laudos arbitrales, expropiaciones y préstamos bilaterales”.

Junto al  Equipo de Petroguia, Andrés Carrasquero profesor universitario, resaltó que el bono PDVSA 2020 es el único que se ha estado pagando del grupo de bonos que fueron emitidos y es básicamente porque cuenta con una garantía que es el 51,1%  de las acciones de CITGO, pero se suma a la deuda externa. “Si no se paga el bono pueden ejercer un procedimiento los estados unidos, para ejecutar esa garantía”.

Lira, aclaró que dicho bono ha causado polémica porque la otra mitad de la refinería está comprometida en una deuda con Rusia por 1.500 millones de dólares, y tiene una clausula que si el gobierno incumple los pagos de PDVSA 2020, Rusia o Rosneft tendrá la posibilidad de cobrar esas garantías que son el 49,1 % restante de las acciones de Citgo.

Escuche la entrevista completa haciendo clic aquí: